¿Hablamos?

Si tienes un ecommerce y quieres mejorar tu SEO solo tienes que decirlo

Contacto

SEO para ecommerce

 

 

Un ecommerce es un ambiente perfecto para hacer SEO, en este caso vamos a contaros diferentes estrategias que podemos aplicar para levantar el tráfico y las ventas.

Lo divertido de trabajar en un ecommerce es que hay tantas y tantas cosas que podemos hacer que no nos aburriremos. En este caso vamos a contar cómo se trabaja el SEO para ecommerce y vamos a explicar diferentes estrategias que podemos usar, pero como siempre decimos, no te tomes esta información al pie de la letra. Ten siempre en cuenta que cada dominio es completamente único. Usa todas estos consejos como simples ideas y trabaja cada una de ellas pensando si en tu modelo de negocio es factible realizar estas estrategias o si el coste económico de las mismas no van a merecer la pena.

USUARIOS o COMPRADORES

Lo primero que queremos decir es que en un ecommerce no se trabaja el SEO de la misma forma que en un blog o en un modelo de negocio dirigido a otras empresas. Los ecommerce no se nutren de las visitas, lo que tratan de conseguir son clientes. Para que esto suceda es importante prestar atención a todos los aspectos de la estrategia de marketing, sobre todo porque en muchos ecommerce la venta no se produce en la primera vista, los usuarios pueden ser diferentes.

En Analytics puedes encontrar la información que necesitas: Audiencia / Comportamiento / Visitantes nuevos vs recurrentes. Según esta gráfica sabrás qué tipo de clientes visitan tu ecommerce y podrás determinar cómo y “que son”.

usuario o compradores

New Visitor” se refiere a aquellos que que acceden al dominio por primera vez, o mejor dicho, aquellos sobre los que Google no tiene información, los “Returning Visitor” son aquellos que ya visitaron el dominio al menos una vez en los últimos 90 días. Este es un dato magnífico para saber si tu ecommerce necesita o no hacer estrategias de remarketing (los anuncios que te van persiguiendo allá donde estés). Un tema muy diferente es el lugar en el que lo hagamos, no todos los ecommerce venden mejor que un usuario vuelva en Google, en multitud de casos en mejor usar las redes sociales.

Veamos ahora los tipos de usuarios que podemos tener según su comportamiento:

Usuarios comparativos:

Así llamamos a los que están accediendo simplemente para ver el precio de un producto, se detectan rápido en Analytics. Normalmente son usuarios que están poco tiempo en el domino y tienen una alta tasa de abandono (entran y salen en una sola URL). Si tienes una venta basada en el precio, este es el tipo de cliente que necesitas, si no es así, olvídate de que este tipo de usuario compre. Ya no vivimos en en 2005 y los usuarios en internet han aprendido a comparar y lo que es peor, encontrar el mismo producto a un precio menor es su objetivo personal, es su reto.

Usuarios impulsivos:

Estos son los usuarios que más nos pueden interesar de media. Son los usuarios que saben lo que quieren y, si piensan que el producto encontrado tiene un precio que pueden pagar, van a realizar la compra. Impulsivo no es sinónimo de loco, van a necesitar que generes empatía y seguridad tanto antes como durante el proceso de compra.

Usuarios pro marca:

Estos son los usuarios que compraran según tu reputación, no están tan interesados en el precio como en saber que no van a tener ningún problema en la compra. Un claro ejemplo de este tipo de usuarios son aquellos que compran en amazon, ebay y demás modelos consolidados. Estos son los usuarios que más nos interesan en nuestro negocio. Si el cliente está satisfecho, ten por seguro que no solo volverá a comprar en tu ecommerce, también será lo que en marketing se considera un “cordero con cascabel”, es decir, se lo va a contar a todos sus amigos y lo publicará en sus redes sociales.

Si tienes un negocio muy exclusivo como, por ejemplo, un producto gourmet, este es el tipo de cliente que necesitas fidelizar.

En la imagen superior hay un dato que se suele pasar mucho por alto y es el de “Porcentaje de conversiones de comercio electrónico“. Este es el dato real en el que nos debemos de fijar cuando tratamos de hacer una venta.

Es fundamental que conozcamos a nuestros compradores antes de hacer cualquier acción, si no lo conocemos ¿cómo les vendemos?.

ESTRATEGIA SEO PARA ECOMMERCE

Veamos ahora estrategias SEO que funcionan en ecommerces. Pero, si te estás preguntando si vas a necesitar herramientas profesionales para hacer parte de este trabajo, la respuesta es sí. Si no tienes las herramientas adecuadas es muy difícil que funcionen. No hablamos de obtener resultados, hablamos de obtener buenos resultados.

Selección de keywords

Una keyword no es más que una palabra por la que queramos competir. Es el vital hacer un buen estudio de keywords para llegar a las palabras clave que tienen más tráfico. También debemos de decir que las herramientas de SEO no son 100% eficaces cuando te dan el dato del volumen de búsquedas que pueden ofrecerte. Tienes que tener el dato desde varias herramientas que te lo ofrezcan y así poder hacerte una idea de cual es la mejor para cada una de las URL.

Para hacer una correcta selección de keywords en SEO hay muchas opciones. Pero la correcta en muy posible que no te la dé ninguna herramienta, es pensar exactamente como buscará tu cliente tu producto. Hay que tener mucho cuidado cuando usamos la palabra “comprar” de forma repetitiva, no por tenerla más veces vas a salir mejor posicionado, pero es muy recomendable usar esta palabra en un mínimo de un 20% del total de URL del dominio. Nosotros solemos aprovechar este recurso sobre todo en las categorías principales y algunas subcategorías. En todo ecommerce hay productos que se venden y otros que no

Las keywords no se pueden colocar en cualquier parte. Como siempre, hay varios puntos importantes donde sí o sí deben de aparecer:

Título: Intenta colocar la keyword al principio y, si es necesario eliminar la marca dentro del título, hazlo. Pero, si aún tienes espacio para colocar más información, puedes aprovechar este  tanto para usar un sinónimo o producto destacado o para hacer una llamada a la acción tipo “descuento”, “promoción”, “rebajado ahora”. Recuerda que el título es lo primero que el usuario lee y le tiene que entrar por los ojos para que decida entrar en la web.

Descripción: Este es otro punto clave para SEO. Google no quiere descripciones insulsas que no digan nada (aunque algunas veces posiciona así por la autoridad del dominio). Es mucho mejor hacer una descripción breve del producto con sus características. Recuerda que no todos los clientes saben lo que están buscando.  Si aprovechamos este punto para introducir que es lo que hace, sus materiales y propiedades; tendremos más opciones de que aparezca en búsquedas indirectas.

URL: Las URL tienen su propia estrategia. Si tiene la keyword en la categoría, no es aconsejable repetirse; pero si no, es así hay que incluirla, Google cada vez da más valor a las URL. Si es concisa y precisa, mucho mejor. Solo hay que tener cuidado cuando aparecemos ya por varias URL con un mismo concepto. Pero, si no es así y te apetece repetir, es cuestión de probar. Tener varios resultados en la primera página debe de ser un objetivo.

Texto: Cuando se tiene un texto es conveniente realizar una búsqueda para saber cuantas veces aparece. Sinceramente, nosotros pasamos de densidades. Tiene que estar las que tiene que estar y, solo si ves que no se han alcanzado objetivos, es cuando hay que plantearse bajar la densidad de una keyword. Casi siempre es mejor bajar el número de veces que se repite alguna palabra clave, pero no en todos los casos.

Todo lo que se hace debe de partir de una estrategia SEO previa, no es cuestión de hacer por hacer, nosotros siempre lo tenemos todo en un excel donde vas a poder verlo todo fácilmente (con algo de costumbre).

Insistimos, no es cuestión de usar keywords, es cuestión de usar las keywords adecuadas para atraer al mayor número de compradores en nuestras categorías y productos y tráfico en el blog para una construcción de marca.

Datos estructurados

Los datos estructurados son porciones de código HTML que Google entiende, de ahí su ventaja al usarlo. Esto no ha de hacer que Google te coloque en mejores posiciones por arte de magia. Pero sí va a hacer que Google interprete correctamente el contenido de tu tienda, de ahí su importancia. Hemos visto en muchas ocasiones cómo una optimización de carga unida a la una correcta configuración de los datos estructurados hace que un dominio se levante por sí solo sin tener que hacer nada más. Esto ocurre con lo que nosotros llamamos “bellas durmientes”, dominios llenos de información relevante que no suben en el ranking porque son unos incomprendidos.

Hay muchas formas de usar los datos estructurados. Como siempre, todo va a depender de tu presupuesto o equipo técnico dentro de la estrategia. Pero hay formas muy simples de hacer datos estructurados desde el mismo Search Console. La mejor opción es siempre que un programador saque los datos de tu propia base de datos (todos los ecommerce tienen una) y lo incluya en el HTML de cada URL.

En los ecommerce debemos de tener como mínimo dos sistemas de datos estructurados:

Productos: Para que Google entienda el contenido de nuestros productos como por ejemplo el nombre, precio, imagen … Debemos de usar esta configuración de HTML de producto. Como puedes ver, tenemos muchas opciones, lo que hace válido cualquier configuración que necesites.

Breadcrumbs: Este punto se refiere a lo que en español se conoce como “migas de pan“. Son un punto clave, puesto que no solo vamos a decirle a Google y al usuario cómo tenemos categorizado el dominio, también va a influir directamente en nuestra configuración de link building interno. Esto va a afectar directamente el ranking en función del número de productos por categoría.

Si tenemos una estrategia SEO de ecommerce local debemos de usar igualmente los microformatos hcard, con esto vamos a poder mejorar el posicionamiento local de nuestros productos.

SI aplicamos un blog con una estrategia de Content Marketing tendremos que decirle a Google elementos como el título, imagen, publicador … Para lo cual debemos de usar las estructuras de datos de post.

Si aún no tienes los datos estructurados en tu tienda, te aconsejamos que lo pongas en tu planificación de mejora. Vas a ver mejoras en el ranking, pero lo mejor es que los productos se visualizarán correctamente en los resultados de búsquedas, aumentando así las posibilidades de que los usuarios hagan clic en tus resultados y no en el de la competencia.

Hay varias herramientas de estructuras de datos, algunas ya las hemos dejado en los enlaces, pero hay una fundamental que te ayudará a saber si tu programador lo ha hecho todo de forma correcta:

https://search.google.com/structured-data/testing-tool/

Duplicidad de productos

La duplicidad de producto es un problema muy común en muchos ecommerce. Según Google, no es lo peor que nos puede pasar si este problema de contenido duplicado está en las descripciones de productos propios pero sí lo será si tenemos contenido duplicado porque los productos son literalmente idénticos a los de otros ecommerce. Esto será un problema que no nos va a dejar posicionar.

Hay varias formas de tener contenido duplicado:

Mismo producto en varias categorías: En ocasiones podemos ver un mismo producto en dos o más categorías y es algo que es difícil de controlar desde el punto de vista del SEO, pues suele ser más una cuestión de necesidad de empresa hacia el usuario. Si esto ocurre, lo primero que tenemos que tener en cuenta es si la categoría aparece en las URL del producto. Si es así, vamos a aumentar el problema de contenido duplicado. En estos casos vamos a tener que definir cual es la categoría principal y usar la etiqueta canonical (una etiqueta de HTML que se usa para determinar la autoridad principal de un contenido) para que Google no se enfade con nosotros.

Productos multivariant: Un clásico en modelos ecommerce como, por ejemplo, las zapaterías. Tenemos un producto con diferentes variables que pueden tener o no una URL por cada variante. En estos casos, lo mejor para el SEO es volver a usar la etiqueta canonical hacia la URL sin variables (variantes) y bloquear por el robots.txt (archivo que se usa para bloquear información a Google) dichas variables para que Google no indexe todas las opciones de nuestro dominio. Si tenemos múltiples opciones es mucho mejor crear una URL con cada variable que tenerlo de forma individual por producto.

Ejemplo:

www.dominio.com/zapatos-marrones

www.dominio.com/zapatos-talla-42

Falta de imaginación: Este es el verdadero problema. En muchas ocasiones, al montar un ecommerce, nos pasan un fichero del proveedor de los productos para subirlos directamente. El problema está en que este mismo fichero ya ha sido entregado a otras miles de personas, lo que va a hacer implícitamente que nuestro ecommerce no pueda funcionar en SEO. Si este es el caso, es mejor ir producto a producto modificando el contenido de cada uno de ellos, haciendo imágenes y contenidos mejores a los ya entregados. Son muchas horas, pero es la mejor forma de hacer SEO en un ecommerce.

La duplicidad nos la podemos encontrar de muchas formas, pero estas son las principales:

Ficha de producto: Este debe de ser uno de los pilares de cualquier estrategia SEO en ecommerce. Debemos de tener un contenido único para cada URL que tenga un producto. Lo normal es cometer fallos a nivel de duplicidad en un alto porcentaje del título de un producto. Con esto queremos decir que tenemos que tener en cuenta que Google no es más que un procesador matemático y si gran parte del título es idéntico, matemáticamente será idéntico.

Categorías: Es importante hacer un texto independiente a cada URL que contenga una categoría. La duplicidad la vamos a encontrar en cada URL. Si tenemos los mismos productos en varias categorías, poco vamos a poder hacer en este caso, excepto controlar que en la página principal de la categoría no exista un número relevante de estos productos para evitar duplicidades con otras. Por otra parte, la duplicidad la vamos a encontrar en la paginación de productos,. Podemos escoger entre dos opciones: bloquear la paginación mediante el fichero robots.txt o usar un scroll infinito, dependiendo del modelo de negocio y del tiempo de carga de dicha URL es recomendable una u otra.

Meta etiquetas: Esto suele ser un descuido muy habitual, trabajamos el contenido pero nos olvidamos del título y meta descripción (porción de texto que se visualiza en Google). Si tenemos estas etiquetas duplicadas, nos va a afectar al posicionamiento global del dominio. Y es posible que en algún momento Google empiece a desindexar URL a su gusto.

El contenido duplicado es algo que hay que ir controlando de forma habitual en el día a día de la estrategia, bien porque las personas que están encargadas de la generación de los textos de los productos “han tenido un mal día” o bien porque otras empresas usen tu contenido para sus propios productos. Si esto ocurre solo vas a tener dos opciones

Modificar tu propio contenido: Si no quieres pelear, aprovecha para mejorar el posicionamiento de tu producto modificando el contenido.

Denunciar el plagio de contenido: Siempre tienes la opción de trabajar con un abogado especialista que pueda denunciar este tipo de abusos. Aunque, desde ya os decimos que va a ser un proceso extremadamente complejo, sobre todo si se trata de alguien que tenga el servidor o la empresa en otra nacionalidad. La vía rápida es hacer una denuncia directa a Google a través de su política de calidad de contenido o DMCA.

Aprovéchate de ellos: Normalmente los plagios están automatizados y lo que hacen es copiar el texto o HTML de tu producto. Tienes dos opciones usando links: o bien pones un enlace a tu propia web (de forma visible o invisible) o colocas links ocultos a sitios de “mala reputación” sin indexar tu producto. Una vez publicado, solo tienes que eliminar dicha URL.

Si incumples con la normativa de calidad de contenido de Google puede que este te pase a una penalización por Google Panda y es de las más complejas de solucionar a nivel de SEO, de ahí que siempre se aconseje usar contenido original.

Hay varias herramientas que podemos usar para detectar contenido duplicado, entre nuestras favoritas se encuentran las siguientes:

Siteliner.com: para detectar contenido duplicado dentro de nuestro dominio.

screaming frog: Para detectar contenido duplicado en títulos, etiquetas y URLs, la versión free admite 500 URL pero siendo un ecommerce es mejor usar la de pago.

plagium: Se usa para detectar contenido duplicado fuera de tu dominio.

Buscador de Google: Solo tienes que copiar una fracción del contenido dentro del buscador de Google para ver que URL tiene un contenido idéntico o similar al de tu dominio.

Productos fuera de stock (Out-of-stock)

Tener productos con una fecha de caducidad es algo común en muchos ecommerce. El problema de tener este tipo de productos es que, si llega un usuario y no tienes existencias, estás dándole una mala experiencia. Y, al eliminar la URL del producto fuera de stock puede que pierdas autoridad en el dominio y los enlaces que tengas en dicha URL de producto.

ItemAvailability: es la solución a casi todos los problemas. Una vez más, hay que utilizar el marcado de datos para indicarle a Google el estado de un producto.

También tenemos varias opciones:

canonical: Para evitar problemas, es aconsejable usar esta etiqueta. Pero, si ya tenemos URL con una etiqueta canonical a la URL que tiene el producto fuera de stock no es aconsejable porque Google se va a hacer un lío y es muy posible que perdamos el ranking de dicha URL.

301: Un 301 es un redireccionamiento que se usa para redirigir tanto a Google como a los usuarios a la URL correcta de un producto similar o hacia la categoría del producto. Los 301 son realmente interesante en el caso de tener el producto completamente descatalogado.

302: Los 302 son lo mismo que el 301 pero con la única diferencia de que le estamos diciendo a Google que el redireccionamiento es solo algo temporal.

Es importante que a nivel de empresa tengamos una estrategia para nuestros productos con sus tiempos de permanencia o caducidad.

Paginación de categorías

La paginación es una de las causas que más hacen perder el tiempo a los usuarios a la hora de encontrar lo que están buscando. Hay muchas opciones cuando hablamos de paginación y SEO, como son las de scroll infinito, desindexación de esta o la canonicalización. Para saber qué estrategia de SEO tenemos que usar en el caso de la paginación lo primero que tenemos que saber es cuál es la estrategia global.

Hay diferentes estrategias que debemos de usar:

En el caso del scroll infinito lo más importante es que tengamos bien configurada la etiqueta canonical porque, aunque pensemos que no se va a crear paginación en Google, hemos visto muchas veces que este crea igualmente una paginación interna, lo que termina siendo un contenido duplicado o de baja calidad. Otro punto importante es comprobar en Search Console, en el apartado de “Explorar como Google”, cómo se visualiza nuestro HTML para comprobar qué es lo que entiende Google y lo que no, por si tenemos cualquier fallo.

Si vamos a trabajar productos que se encuentren en varias categorías simultáneamente es muy importante que intentemos tener la primera página de la paginación sin estos. Es decir, que si ya tenemos en primera página de una categoría un producto, no la introduzcamos en otras categorías. De esta forma, unido a un canónica y noindex de la paginación obtendremos URLS de alto valor para Google.

Personalmente, no nos gusta la paginación en la página principal de un ecommerce pero en algunas categorías nos nos va a quedar más remedio que aplicarla. Como siempre, lo ideal es comprobar mediante Search Console si estas páginas tienen algún tipo de valor para el SEO y, en función de los resultados, aplicar una estrategia para cada una.

Hay muchas formas de aplicar una paginación correcta. Es muy importante que midamos dónde tenemos más fuerza en un enlazado interno y analizar que páginas son las que se enlazan y cuáles no. Porque esto va a afectar tanto a la indexación como a los resultados SEO de las mismas.

Velocidad de descarga

Lo primero es saber que Google tiene ya dentro de su algoritmo la velocidad como un parámetro clave para el posicionamiento pero tenemos que saber que esta métrica se realiza en la versión para smartphone y no en la de PC como pasaba antes. Esto indica que un mal tiempo de carga en un ecommerce va a afectar negativamente al SEO. En la velocidad de carga tenemos que tener en cuenta tanto el servidor que usamos, puesto que los ecommerce consumen muchos más recursos que un blog normal, sobre todo si hablamos de productos multi variant, ya que contienen mucho más código interno; como el HTML que estemos usando.

Hay muchas formas de mejorar la velocidad de carga pero, lo primero, es siempre definir dónde tenemos que trabajar. Por lo que debemos de usar las siguientes herramientas para definir acciones:

Para el rendimiento del server Sistrix tiene una buena herramienta que indica cualquier fallo o caída.

Para el control del HTML podemos usar muchas, las mejores son:

  • Weblight Plugin: da una información muy buena y rápida para detectar errores y soluciones, la puedes descargar free aquí.
  • Page Speed Insights: es la herramienta que te da Google para controlar el HTML y también informa sobre el estado de la velocidad del server. Es muy simple de usar, muy recomendada para que se le pueda pasar un report a un cliente final. La puedes ver aquí.
  • GTmetrix: es todo un clásico para los programadores, muy recomendable también, la puedes ver en su web.

Este es un proceso que hay que analizar como poco una vez al mes. Puesto que te puedes llevar muchas sorpresas al ver que lo que antes estaba perfecto, en un momento dado deja de estarlo. Es normal, tened en cuenta que una web es un elemento vivo lleno de actualizaciones tanto de código como de contenidos.

Para tener un control sobre el estado de la velocidad de tu web también aconsejamos que te des de alta en https://tools.pingdom.com/ para tener una información actualizada y que te avise de cualquier problema.

Hay un punto más que se debe de mencionar y es el “Mobilegeddon” en temas de velocidad aplicada a smartphones. Podéis buscar más información sobre este tema porque es realmente interesante para saber más sobre cómo y por qué se aplican estrategias de SEO aplicadas a la velocidad de carga y cómo influye en el ranking de Google.

 

Estrategia SEO para smartphone 

Te puede parecer raro hablar de una estrategia de SEO para smartphones aplicada a los ecommerce pero esta es una tendencia que cada día debemos y tenemos que tener más en cuenta. Para que veáis de qué hablo, os paso una gráfica de cómo Google accede nuestro ecommerce por dispositivo y casi todo es smartphone.

Estrategia SEO para smartphone

Que veamos que todo está en una parte smartphone no indica para nada que toda la estrategia SEO deba de aplicarse a smartphone, debemos de averiguar dónde tenemos que aplicar cada una. Para eso, nada mejor que usar cualquier herramienta que nos permita conocer las búsquedas que se hacen en una URL y, partiendo de dichos datos, ver qué palabra es la más adecuada para posicionar en función del concepto de la URL y del dispositivo. Otro parámetros que podemos usar para definir si aplicar o no una estrategia para smartphone o PC es analizar cómo se comportan los usuarios en dicha URL por Google Analytics. Porque no siempre es cuestión de visitas, en los ecommerce lo que tenemos que buscar son conversiones.

Tenemos que tener en cuanta varias cosas para detectar si nuestra estrategia está funcionando correctamente, es algo complejo pero solo es cuestión de tiempo y dedicación.

  • Tenemos que mirar si las búsquedas son extensas
  • Tenemos que ver si las búsquedas pertenecen a los resultados aconsejados de Google.
  • Tenemos que ver la composición de la misma, mirando como están escritas podemos deducir si son o no de smartphone.
  • Hay que medir el % de tráfico de cada URL por dispositivos.

Con todos estos datos podemos averiguar qué es lo que nos está funcionando y que es lo que nos está convirtiendo las visitas en clientes, luego está en poner de nuestra parte para definir que categorías y productos tendrán una u otra estrategia.

Si no hacemos este tipo de métricas, es posible que las visitas no se conviertan en clientes. Si le damos a Google exactamente lo que busca el usuario tendremos muchas más posibilidades de aparecer en los primeros puestos. Un detalle más con los productos, podemos aprovechar cuando tengamos un cierto volumen para usar un “long tail” o palabras largas para cada producto, de forma que tengamos ocupadas las posiciones tanto por PC como por smartphone en todos los sentidos de búsqueda.

 

Arquitectura

La arquitectura en un ecommerce es uno de los factores SEO que más debemos de controlar si queremos que Google nos trate bien. Google dijo hace mucho tiempo una frase muy interesante “Si tu escondes tu contenido … ¿por qué crees que yo debo de mostrarlo?” y con esto nos quiere decir que tenemos que tener una arquitectura de información que sea accesible a un máximo de tres clics desde la home. Para analizar este tipo de enlazado podemos usar cualquier herramienta del tipo Semrush que nos indique en que posición respecto del menú tenemos cualquier URL.

No debemos de tener miedo a hacer cambios en la arquitectura del menú para que que el usuario tenga a mano nuestras categorías o productos más relevantes comercialmente hablando. Pero también debemos de pensar en estos casos, cuáles son los productos que mejor comportamiento tienen para el usuario y que mejor posicionados están. De esta forma ayudaremos no solo a tener un mejor posicionamiento, sino que también conseguiremos que estos se mantengan más tiempo en las mejores posiciones.

En este punto vuelve a ser muy relevante la existencia de los “breadcrumbs” anteriormente citados en los datos estructurados, porque tienen la capacidad de modificar cómo se enlaza todo el dominio, sobre todo si no tenemos bien configuradas las reglas de los canonical.

Un truco que podemos usar siempre que proceda es trabajar de una forma correcta los productos relacionados. Ya que si tenemos un producto bien posicionado pero no es de lo más rentable, podemos usar dicha URL para incluir los productos que más nos interesen, de esta forma vamos a potenciar las ventas por una lado y, por otro, vamos a darle más valor a los productos que nos interesan mediante el enlace a dichos productos.

Hay que tener cuidado en los ecommerce con la cantidad de enlaces internos que se generan. Según Google, no quiere que tenga más de 100 enlaces internos por URL. Esto es algo que no siempre es posible, pero puede ser una de las muchas causas por la que un dominio no posiciona bien, de forma que si tenemos un problema, un estudio correcto de usabilidad puede ayudarnos a solucionarlo. Mira por ejemplo cómo trabaja muchas veces amazon, donde un producto solo se enlaza a productos y categorías relacionadas, pero dentro de un mismo contexto.

Debemos de tener una cosa clara, si una arquitectura no funciona, debemos de cambiarla sin ningún temor.

Otra herramienta genial para controlar la arquitectura es “screaming frog“. Hay muchas cosas buenas que se pueden contar de esta herramienta, pero uno de los puntos que más me gusta es que controla muy bien el “crawl depht” o profundidad de enlaces en una web. En la imagen inferior tenemos una imagen de la información que nos ofrece. Cómo se puede ver, no solo nos indica la arquitectura de cualquier dominio, sino que también podemos ver si el dominio analizado está utilizando dentro de su arquitectura estrategias de noindex, número de enlaces internos y externos y muchas cosas más. Otro uso que podemos tener con esta screaming frog es  controlar si se hacen cambios en los contenidos de nuestro dominios o competidores.

screaming frog

Un detalle más sobre la imagen superior, mirad como ebay es capaz de tener una profundidad de enlazado interno de un máximo de dos en las primeras 3.495 URLs analizadas.

Otra buena opción es Semrush, sobre todo porque te permite darle un report rápido y visual al cliente.

site audit semrush

 

Crawl budget

El concepto de “crawl budget” indica el tiempo que Google nos dá para rastrear nuestro dominio. Y, aunque Google ha indicado que es algo con lo que no nos tenemos que obsesionar, justamente por eso debemos de por lo menos tener un control completo sobre a qué accede y a qué no accede Google y cada cuanto tiempo.

Hay muchas formas de ver que es lo que está haciendo Google con nuestro ecommerce. Realmente la más simple si solo queremos tener controlada unas pocas URLs de nuestro dominio es ir mirando la caché (lo que Google tiene en sus servidores sobre nuestra web) simplemente poniendo la búsqueda en Google “cache:URL” podemos saber desde cuándo Google no pasa por nuestra URL, por ejemplo: “cache:agenciadeseo.es”

Hay otras herramientas como por ejemplo seolyzer.io, que da una información gráfica fenomenal y es gratuita, que nos da información sobre que URLs están siendo visitas por Google. También podemos usar las herramientas de Google de Search Console en la sección de “estadísticas de búsquedas” para ver como nos está afectando nuestro servidor al crawl budget como podemos, por ejemplo, ver en la imagen inferior. En la que se ve claramente que si el servidor se vuelve lento, esto afecta al número de URLs que Google es capaz de rastrear de nuestro dominio.

 

Estadísticas de rastreo

En los “Kilobytes descargados al día” vemos la cantidad de información rastreada y en “Tiempo de descarga de una página (en milisegundos)” el tiempo que tarda Google en descargar la información, de forma que si le ofrecemos una información de manera lenta, Google va a dejar de mirar otras URLs.

Debemos de tener muy controlado el crawl budget sobre todo de las categorías, especialmente si estas suelen tener un contenido diferente de forma habitual. En el tema de los productos no es tan necesario porque normalmente no suelen cambiarse en cuanto al contenido. Aunque esto no significa que no debamos de ver si Google pasa o no por nuestros productos, lo que pasa es que si ya está indexado en Google y el contenido del producto no ha cambiado, es normal que Google no le preste mucha atención una vez que ya lo tienen indexado.

Si estamos haciendo una migración del dominio o de contenido, es fundamentar saber si Google está accediendo o no a las nueves URLs o estas no van a estar posicionadas en el ranking de Google.

 

Link Building

El link building es la técnica de creación de enlaces de una web a otra. Y, aunque cada dos días se diga que el link building ha muerto, nada más lejos de la realidad. Sigue siendo para Google una señal de autoridad, si es cierto que por más enlaces que se tenga a una web, esto no es sinónimo de llegar a la primera posición pero nadie puede dudar de que es una buena forma de darle una señal a Google.

En el link building tenemos dos conceptos importantes, uno es el nofollow que es el que a Google no le pasa autoridad y otro es el follow que es el que pasa autoridad. Normalmente los dos son importante en una estrategia de link building, puesto que el nofollow da naturalidad al proyecto y el follow genera relevancia.

Aún así hay que destacar que no todos los proyectos necesitan siempre una estrategia de enlaces, todo depende de quien seas y en que punto de la estrategia estemos trabajando, si tienes un dominio muchos enlaces ya, quizás no sea prudente seguir haciendo enlaces. Antes de empezar a hacer una estrategia debemos de medir que es lo que necesitas y sobre todo, si lo necesitamos.

En el caso de tener muchos enlaces, lo más recomendable analizar si estos enlaces son buenos o tóxicos (malos) porque si son tóxicos deberíamos de enviárselos a Google para hacer una desautorización de enlaces.

En el caso de no tener enlaces lo mejor es definir que tiempo de enlaces vamos a necesitar, lo normal es primero ver que enlaces de la competencia son efectivos y como podemos comprar mejores enlaces que la competencia sin que se nos vaya el presupuesto de las manos, personalmente creo que un buen datos es la autoridad que tenga el dominio donde vamos a comprar dicho enlace y si tiene la palabra clave que necesitamos ya posicionada.

¿Se puede vivir sin enlaces? pues claro que sí, pero si los tenemos mal no nos va a hacer y va a hacer que el dominio posicione antes.

Para ver como está un dominio en cuanto a enlaces lo recomendable es usar siempre ahrefs.com y Sistrix para medir la evolución del los dominios, no sea que estos tengan algún tipo de penalización por parte de Google y esta nos sea transmitida.

 

Indexando Marketing

En Agencia de SEO somos expertos en SEO para ecommerce. Podemos ayudarte a mejorar el rendimiento de tu ecommerce y hacer que consigas aumentar tus conversiones generando estrategias basadas en datos. Analizaremos todos los elementos que componen tu dominio para detectar tus debilidades y puntos fuertes. Diseñamos estrategias basadas datos extraídos con las mejores herramientas disponibles para que puedas sacarle el mayor partido a tu negocio. Podemos ayudarte a seleccionar las mejores keywords para tu dominio, mejorar tus categorías o conseguir que tu arquitectura sea más eficaz. También te ofrecemos la posibilidad de diseñar estrategias SEO y de contenidos que se adapten a tus objetivos, necesidades y posibilidades.

11 + 12 =

AGENCIA SEO

 

Si quieres hablar con nosotros sólo tienes que usar este formulario de contacto, atenderemos cualquier pregunta que quieras hacernos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies