Cómo optimizar las categorías de tu ecommerce para SEO

 

¿Te has preguntado alguna vez por qué y cómo optimizar las categorías de tu ecommerce para SEO? Las categorías son una parte importantísima de cualquier tienda online, casi tanto como los productos. Sin embargo, hay pocas personas que hoy en día aprovechen al máximo su potencial.

Muchos dueños de ecommerces ven las categorías de su tienda online como un simple expositor en el que “colocar” sus productos. Para este tipo de personas el objetivo normalmente suele centrarse en intentar mostrar el máximo número de productos -una frase muy repetida es la de “que se vean bien arriba” o “que salgan lo primero”- y que el usuario tenga que hacer el mínimo desplazamiento y números de clics para llegar a la url de producto correspondiente.

Sin embargo, y seguro que si tienes un negocio físico me entiendes a la perfección, tan importante es lo que muestras como la forma en la que lo muestras. Piénsalo, en cualquier tienda física se escogen las estanterías o vitrinas con mimo, se prueban diferentes distribuciones, se juega con los colores… Los productos no se colocan de cualquier manera, ¿verdad? En una tienda online debería suceder lo mismo.

Las categorías son una parte fundamental e importantísima en tu ecommerce y en este artículo te cuento todo lo que necesitas saber para lograr que te ayuden a vender más. Primero veremos cuáles son los dos tipos fundamentales de páginas de categorías ecommerce que existen y los componentes básicos a optimizar en este tipo de urls. Una vez que aclaremos estos conceptos te contaré 11 fórmulas que puedes emplear para optimizar las categorías de tu ecommerce para SEO. ¡Sigue leyendo y toma nota de todas las claves!

 

Tipos de categorías que puedes utilizar en tu ecommerce

En un ecommerce existen básicamente dos tipos de páginas de categorías, aquellas que muestran otras subcategorías o CLP por sus siglas en inglés (Category Listing Pages) y las que directamente muestran productos o PLP (Product Listing Pages).

Todas las tiendas online tienen PLP (categorías que muestran productos) pero no todas cuentan con CLP (categorías que muestran subcategorías). Es lógico que te preguntes entonces cuándo es necesario utilizar CLPs.

No todos los ecommerce necesitan contar con este tipo de páginas pero, al menos en mi opinión, resultan imprescindibles en dos escenarios:

  1. Tiendas online con una gran cantidad de productos: Utilizar subcategorías en este caso es fundamental para que el usuario pueda afinar sus búsquedas. Por ejemplo, tenemos una categoría principal de camisetas que lista opciones más específicas como camisetas de manga larga, corta, de tirantes…
  2. Tiendas online con productos altamente especializados: Aunque no exista una gran cantidad de productos si estos son muy especializados (envases, tornillos, piezas de maquinaria por poner algunos ejemplos) merece la pena utilizar una estrategia de subcategorías. De esta forma se puede ofrecer una categoría principal general y ofrecer subcategorías más específicas para aquellos usuarios que saben perfectamente qué están buscando.

Una vez que ha quedado este punto claro, vamos a ver las diferencias desde el punto de vista SEO entre una CLP y una PLP:

  1. Las CLP “atacan” conceptos amplios y han sido pensadas para facilitar la navegación: Es decir, no responden realmente a una intención de búsqueda y va a ser muy complicado (por no decir imposible) posicionar por este tipo de conceptos. Existen para que los usuarios sepan a dónde acudir para empezar a buscar lo que necesitan.
  2. Las PLP son más específicas: Son aquellas que muestran al usuario lo que quiere encontrar y sí responden a una intención de búsqueda más concreta. En este caso sí que debemos elegir keywords con el objetivo de posicionar en Google. No tienen que ser expresamente long tails pero sí serán más concretas que las que podamos emplear en una CLP.

Explicado con un ejemplo, una CLP en un ecommerce podría ser una categoría de “camisetas”. Claro que será un término que tenga búsquedas pero es muy complicado posicionar por este concepto porque es demasiado amplio. Del mismo modo, no atiende concretamente a una intención de compra pero sí que facilita la navegación para un usuario que entra en nuestra web y quiere comprar una camiseta. Por otro lado, una PLP que puede estar dentro de esta categoría puede ser “camisetas de grupos”; es un concepto más concreto y está más asociado a una intención de compra.

 

Los componentes básicos de las categorías de un ecommerce

Antes de empezar a optimizar las categorías de tu ecommerce para SEO es fundamental que identifiques los factores básicos que puedes encontrar en este tipo de urls. Cualquier página de categoría básica tendrá los siguientes elementos:

  1. Un H1 o nombre de la categoría.
  2. Una sección debajo del H1 (antes o después del listado de productos) en la que podrás introducir un texto.
  3. Un listado de productos, idealmente utilizando una paginación.

Otros elementos clave que también puedes incluir en las categorías de tu ecommerce son:

  1. Breadcrumbs o migas de pan.
  2. Filtros para facilitar la navegación.
  3. Listado de marcas
  4. Productos recomendados.
  5. Subcategorías y/o categorías relacionadas.
  6. FAQs

 

11 Fórmulas para optimizar las categorías de tu ecommerce

Ahora que ya sabes cuál es la importancia de las categorías de tu ecommerce, sus dos tipologías principales y qué elementos puedes incluir en cada una de ellas; ha llegado el momento de ver qué puedes hacer para que te ayuden a vender más.

A continuación vamos a ver 11 fórmulas para optimizar las categorías de tu ecommerce:

  1. Incluye contenido útil
  2. Organiza tus categorías de una forma lógica
  3. Aprovecha todo el potencial del enlazado interno
  4. Enlaza tus productos más populares
  5. Utiliza keywords long tail
  6. Emplea los filtros adecuadamente
  7. Incluye reseñas
  8. Crea guías de compra
  9. Escoge una estructura óptima para tus urls
  10. Optimiza tus H1s y titles
  11. Emplea datos estructurados

 

Incluye contenido útil

A la hora de elaborar el texto de tu categoría deberías tener en cuenta tanto al usuario como a Google. Es fundamental crear un texto optimizado para SEO que incluya la keyword principal por la que aspiras a posicionar pero también debes recordar que este texto es una oportunidad para motivar al usuario a realizar su compra.

En este sentido, lo más recomendable es ofrecer un contenido útil que se adelante lo máximo posible a las dudas que pueden llevar al usuario a no completar su compra. También es fundamental crear un texto atractivo que ataque “los puntos de dolor” del usuario para que complete su compra.

Lo más interesante para cubrir estos dos frentes es incluir un texto corto entre el H1 y el listado de productos centrado en los aspectos más emocionales sobre el producto y añadir un apartado de FAQs en la parte inferior que se adelante a las dudas que puedan evitar que el usuario complete su compra. En este segundo apartado puedes responder a dudas sobre materiales, plazos de entrega, procesos de fabricación, etc.

Las FAQs no solo son ideales para mejorar la experiencia del usuario, también son un factor de ranking que puede ayudarte a posicionar mejor en Google e incluso, pueden servirte para obtener un fragmento destacado o featured snippet.

Para terminar, ahí van algunas buenas prácticas que deberías tener en cuenta para optimizar el texto de tus categorías:

  1. Aporta información útil
  2. Responde a preguntas que se adelanten a las dudas que puedan afectar a las decisiones de compra de los usuarios.
  3. No escribas por escribir, evita el contenido “paja” que realmente no aporta nada al usuario y/o a Google.

 

Organiza tus categorías de una forma lógica

La mayoría de plataformas ecommerce permiten establecer relaciones entre urls madre-hija que a la vez son muy interesantes para implementar breadcrumbs o migas de pan.

Aunque a muchos diseñadores no les gustan las breadcrumbs son muy útiles desde el punto de vista del usuario porque le permiten ubicarse dentro de la web y navegar con facilidad. Además, si la jerarquía de tus categorías está establecida de una forma lógica se generará automáticamente una buena estructura de enlazado interno desde las subcategorías a las páginas principales.

Un tip para implementar estas soluciones sin que afecte negativamente al diseño de tu página: En vez de incluirlas en la parte superior de la página, prueba a ubicarlas al final del contenido.

 

Aprovecha todo el potencial del enlazado interno

Una buena estrategia de enlazado interno es fundamental tanto para facilitar la navegación de los usuarios como para facilitar la indexación de todas tus categorías al reducir los esfuerzos de rastreo de los bots de Google.

Para crear una buena estrategia de enlazado interno, lo ideal es combinar estrategias de enlazado manuales y automáticas.

El primer paso y el más sencillo es automatizar el enlazado entre urls madre e hijas. De esta forma evitarás tener páginas huérfanas y te asegurarás de estar indicando a Google en todo momento cuál es la estructura de tu web.

Una forma muy sencilla de optimizar este proceso es contar con breadcrumbs y CLP que muestren las diferentes subcategorías de la página.

Otro enlazado interno que puede automatizarse es el enlazado a categorías similares. Lo ideal es trabajar enlazados entre subcategorías que compartan la misma categoría madre. Por ejemplo, si tenemos una categoría madre que es “ropa de pádel” y tres subcategorías hijas que son “ropa de pádel para hombre”, “ropa de pádel para mujer” y “ropa de pádel junior”; podemos incluir enlaces internos entre ellas para reforzar nuestra estrategia.

Para completar estas dos estrategias de enlazado automático también puedes implementar otra de enlazado manual a tus categorías más populares (o aquellas que te interese potenciar). Una buena fórmula para potenciar este enlazado es incluir un apartado de categorías o subcategorías relacionadas en tus urls con mayor tráfico.

 

Enlaza tus productos más populares

Un problema para las tiendas online con un gran número de productos es que se corre el riesgo de que muchas propuestas interesantes acaben siendo “enterradas” por la paginación.

La paginación puede ser una buena fórmula para ahorrar tiempos de carga pero solo en el caso de categorías que no generen una paginación extremadamente alta.

En este sentido puede valorarse incluir un scroll infinito o implementar filtros para optimizar la navegación (de esto hablaremos un poquito más adelante) pero también puede ser muy interesante incluir una sección de productos recomendados que haga destacar aquellas propuestas que resulten más rentables o que se busque potenciar.

 

Utiliza keywords long tail

Una forma de maximizar tus posibilidades para optimizar en Google es implementar una estrategia de keywords long tail para tus subcategorías. En este sentido, puedes contar con una CLP enfocada en un concepto amplio y general que incluya subcategorías más específicas con un mayor potencial de conversión (y más fáciles de posicionar en Google).

Para encontrar este tipo de conceptos puedes utilizar cualquier herramienta de SEO para buscar “parent topics” de tu keyword principal. Es decir, variaciones de la keyword con resultados de búsqueda similares relacionadas con la palabra clave de mayor volumen.

 

Emplea los filtros adecuadamente

Los filtros son una herramienta extremadamente útil en tu ecommerce desde el punto de vista de la experiencia del usuario, especialmente si tienes una gran cantidad de productos.

Sin embargo, es importante saber cómo implementarlos correctamente para evitar que se vuelvan en tu contra desde un punto de vista SEO.

Lo fundamental, es seguir dos recomendaciones básicas:

  1. Restringe el rastreo: Evita que Google rastree los enlaces que puedan generar tus filtros. Dada la alta cantidad de combinaciones posibles, estarán consumiendo un alto porcentaje de los esfuerzos de rastreo de los bots de Google, lo que puede afectar a la indexación y posicionamiento del resto de tu web.
  2. Evita la indexación de urls de bajo valor generadas por filtros: Asegúrate de que todas las urls que se generan mediante el uso de filtros son “no index” porque si no, Google puede indexar cientos -o miles, en función de tu número de categorías y filtros- de url de bajo valor y con contenidos prácticamente idénticos; afectando a tu autoridad y ranking global.

 

Incluye reseñas

Muchos ecommerce incluyen reseñas en sus fichas de producto pero, ¿sabías que también pueden añadirlas en tus categorías? Al igual que puedes potenciar las ventas de tus productos añadiendo los comentarios de otros compradores también puedes aumentar las posibilidades de venta incluyendo recomendaciones (reseñas) de productos dentro de tus categorías.

Estas reseñas aportan un contenido único generado por los usuarios que ayuda a generar confianza y que puede funcionar a modo de guía de compra.

 

Crea guías de compra

Como comenté en la primera recomendación, aportar información útil a los usuarios es fundamental para influir en sus decisiones de compra. Sin embargo, el texto de tus categorías o tus FAQs no siempre te dan la oportunidad de explicar lo que el usuario necesita con todo lujo de detalle.

Por eso, en algunos sectores es fundamental crear guías de compra. Es decir, contenidos que puedes publicar en tu blog que expliquen cómo utilizar tus productos, cuándo decantarse por cada uno de ellos o qué tipo de productos complementarios pueden incluirse en el carrito para completar la compra.

Estas guías de compra pueden incluirse en tus categorías de formas muy diversas. La fórmula más sencilla es incluirlas en forma de carrusel con un enlace directo pero también puedes incluirlas como un pop-up, por ejemplo.

Incluir guías de compra en tus categorías también cuenta con la ventaja de facilitar el enlazado interno y también ayuda a Google a comprender que tienes experiencia y conocimientos sobre la materia.

 

Escoge una estructura óptima para tus urls

Hay diferentes criterios a la hora de escoger una estructura óptima para tus urls aunque en el caso de las categorías de un ecommerce, lo más recomendable sería decantarse por un formato que implique el mínimo de cambios posibles.

Dicho de otra forma, priorizando una estructura lo más sencilla posible evitamos tener que hacer un mayor número de cambios y redireccionamientos posteriores.

Me explico: Imagina que el criterio para la creación de tus urls muestra todas las subcarpetas (categorías) que preceden a la url en cuestión. En el caso de que cambies una de las categorías principales, todas las secundarias se verían alteradas. Sin embargo, si la url es simple y únicamente muestra el dominio + nombre categoría/producto al modificar cualquier categoría superior únicamente habría que hacer un redireccionamiento.

Del mismo modo, una url limpia tiene el formato más optimizado para SEO posible ya que indica de una forma mucho más clara y concisa el concepto por el que se aspira a posicionarla.

 

Optimiza tus H1s y titles

Tanto el title como el H1 son unos elementos clave en cualquier url. Sin embargo, no todos los dueños de tiendas online hacen los esfuerzos necesarios para optimizarlos.

En este caso lo que tiene que primar es la lógica. Idealmente, tus H1s y titles deberían adecuarse al lenguaje que utilizarían los usuarios para buscar tus productos. Es recomendable probar diferentes tácticas hasta dar con aquellas que ofrezcan mejores resultados.

Lo habitual es que tu H1 y tu title sean iguales o muy parecidos. Una estructura básica para crear un title es emplear el formato “H1 – Nombre de la marca”. No obstante, puedes probar diferentes variables. Ahí van algunas ideas:

  1. Prueba a incluir como separador guiones (-) o barras (|): H1 – [Nombre de la marca] / H1 | [Nombre de la marca]
  2. Añade “Comprar” al inicio del title: Comprar H1 – [Nombre de la marca].
  3. Prueba a incluir el precio: H1 desde X € – [Nombre de la marca].
  4. Añade keywords secundarias: H1 – Keyword secundaria – [Nombre de la marca]

 

Emplea datos estructurados

Los datos estructurados son fundamentales para ayudar a Google a comprender mejor tu contenido. Además, pueden ayudarte a obtener fragmentos enriquecidos en tus resultados de búsqueda.

Algunos de los datos estructurados más interesantes que puedes incluir en las categorías de tu ecommerce son las FAQs y los breadcrumbs.

Los datos estructurados de FAQs aumentan las posibilidades de que estas se muestren directamente en la SERP de Google. Con los datos estructurados de breadcrumbs, por otro lado, podemos lograr que el propio breadcrumb se muestre en el resultado de búsqueda.

Otros datos estructurados que puedes incluir en las categorías de tu ecommerce son CollectionPage (una variación más específica de WebPage) e ItemList (Para informar a Google de que hay un listado de productos en esa url)

 

¿Te ayudamos a optimizar tu ecommerce para SEO?

¿Tienes un ecommerce y quieres exprimir su potencial SEO al máximo? ¡Podemos ayudarte! En Agencia de SEO contamos con el mejor equipo de especialistas para definir la estrategia que ayudará a tu negocio online a seguir creciendo.

Podemos ayudarte con todas las áreas que rodean tu negocio online para que logres aparecer en los resultados de Google, enamores a los usuarios y multipliques tus ventas.

¡Consúltanos sin compromiso y descubre qué podemos hacer por ti! ¿Hablamos?

1 + 9 =