¿Hablamos?

El test de velocidad de Google está dentro del algoritmo SEO de Google, de ahí su importancia

Contacto

Test de velocidad de Google

Con este artículo no os vamos a contar cómo sacar un 100/100 en el PageSpeed Insights o test de velocidad de Google, sino que vamos a tratar de explicar cuáles son las reglas de esta prueba para cualquier URL.

Tenéis que tener en cuenta que dentro de los factores SEO este tiene una gran importancia.

 

Factores del Page Speed Insights de Google Developers

 

El test de Google tiene una componente relacionada con la velocidad y otra con la usabilidad. La experiencia de usuario en cuanto a diseño es un tema más inexplorado y sus errores -lo que se encuentra en la prueba- son mucho menos sofisticados que los que provocan ralentizaciones en la carga web.

 

Reglas de velocidad

 

Es absolutamente imposible que una gran web cumpla al 100% con todas las reglas. Un site pequeñito creado para la ocasión sí que podría hacerlo, pero webs de servicios, e-commerces, blogs… Olvidaos; no se puede. Analizando las reglas de velocidad del Speed Insights veréis por qué.

 

Mejorar el tiempo de respuesta del servidor

 

Comenzamos con un factor que no depende de nuestra habilidad al teclado, sino más bien del grosor de nuestra cartera. ¿Qué queremos decir? Google dictamina que si el tiempo que transcurre entre que el servidor recibe una solicitud y empieza a enviar datos al navegador para que éste muestre la página es superior a 0,2 segundos, debería mejorar.

200 ms es algo realmente ínfimo y a ojos de un usuario la diferencia entre 300 y 100 no es muy grande, pero esas décimas de segundo resulta que a efectos de ventas se traduce en grandes pérdidas o en éxitos desmesurados. ¡Que se lo digan a Amazon! Hizo un estudio y resulta que en Estados Unidos, por cada segundo de más que tardaban en cargar sus landings perdían una media de 1,6 billones de dólares anuales, con B de Banco.

Este factor depende, evidentemente, del servidor donde alojéis vuestra web. ¿Es dedicado? ¿Lo compartís? No vamos a hacer publicidad de qué hostings funcionan mejor, pero la regla general y lógica es que cuanto más dinero invirtáis en una empresa competente, mejores resultados obtendréis. Es la única forma de evitar las consultas lentas a la base de datos, los enrutamientos lentos, la escasez de recursos en el procesador, la falta de memoria…

 

Habilitar compresión

 

Cuando un navegador hace una petición a un servidor éste le envía los datos, que el navegador tendrá que descargar para mostrarlos por pantalla. El Speed Insights detecta si estos archivos han sido comprimidos previamente en el servidor o no usando una compresión gzip.

La solución se basa en aplicar unas sencillas reglas al .htaccess en caso de que uséis Apache, aunque os aconsejamos que habléis primero con vuestros proveedores para ver si se puede resolver configurando el servidor, en muchas ocasiones la solución más rápida y fiable.

 

Optimizar imágenes

 

Olvidaos de servidores, apaches, clientes y peticiones que a simple vista parecen fuera de nuestro alcance (aunque no lo están, como estamos viendo). La optimización de imágenes se sugiere simple y llanamente cuando el test detecta que tenéis imágenes que podríais comprimir más, refiriéndonos por comprimir a “bajarles el peso”.

Para ello podréis tirar de plugin o salir al campo de batalla y optimizar las imágenes una a una a base de Photoshop. Si elegís esta segunda opción, tened en cuenta que lo más efectivo es eliminar píxeles innecesarios (si la imagen se visualiza a 500x250 px no hace falta que esté subida a 1000x500 y redimensionada) y guardarla a 72 ppp, ideal para web.

¿Por qué queréis una imagen de 4000 píxeles? No se trata de un cartel que colgamos en nuestra tienda, sino de una imagen que se va a visualizar, en el 99% de los casos, en una pantalla Full HD de 1920 px de largo. Todo lo que supere esa longitud será tener peso de más.

Hacer desaparecer esta regla del Speed Insights es complicado porque Google, aunque la imagen pese 8 kb, os dirá que la reduzcáis a 4. A efectos prácticos y con el ancho de banda con el que navegamos hoy en día es innecesario optimizar las imágenes a estos niveles, pero para las pesadas sí que os recomendamos encarecidamente que busquéis el ratio “calidad/peso” más alto.

 

Especificar caché de navegador

 

Si el servidor donde está alojada vuestra web no envía cabeceras de caché en las peticiones, esta regla salta. También lo hace si el tiempo de almacenamiento es demasiado bajo. ¿Esto qué es?

Imaginad que entráis en una web por primera vez y que la imagen de fondo tarda mucho en cargar. Podríais pensar que lo idóneo sería que la imagen se optimizara, y no os faltaría razón; en cambio, si salís y volvéis a entrar y veis que la imagen carga al instante querrá decir que el navegador os estará sirviendo la imagen almacenada en la caché… De vuestro navegador.

La caché no sirve de nada en una primera visita, pero ayuda muchísimo para las posteriores. Si le indicamos al servidor que defina qué tipos de archivo se van a cachear y por cuánto tiempo, cuando un usuario llegue a nuestra página por segunda vez su navegador no necesitará volver a cargar todos los recursos -imágenes, fuentes, reglas de visualización de estilos CSS, etc.- y mostrará los que ya cargó en su momento.

¿Y si el usuario tarda dos meses en volver? Eso lo podréis definir a base de plugin o a nivel de servidor, con comandos distintos en función de si usáis Apache o NGINX.

 

Quitar el JavaScript que bloquea la visualización de contenido

 

En esta regla nos hemos atascado todos alguna vez, sin ningún tipo de duda. Con la llegada de los CMSs se ha conseguido que prácticamente cualquier persona sin nociones de programación pueda hacerse una web. Ésta compra un theme a una empresa, lo monta en su servidor y ya tiene web. La regla del JavaScript salta cuando el diseño de dicho theme implica el uso de código JavaScript que impide la carga del contenido de la mitad superior de la página.

El ejemplo claro es, sin ir más lejos, un slider. Si éste se genera con un script, el navegador no podrá cargar el resto de la página hasta que no termine de hacerlo éste. ¿Por qué? Porque los navegadores y robots cargan y leen respectivamente los códigos web por orden, de arriba abajo, de principio a fin.

La solución, si es factible, es sencilla: podemos tirar de plugin o configurar el servidor directamente para que los scripts de JavaScript se aplacen hasta que esté todo el código dely delcargado, o cargarlo directamente en el footer. Esto presenta problemas, evidentemente, cuando una web necesita de ese JavaScript para ser lo que es. Es decir, ¿se puede prescindir de la carga de ese contenido al inicio sin que se vea afectada la visualización? Si la respuesta es sí, estáis de suerte; si es que no, podéis recurrir a alguno de los siguientes recursos.

Existe la opción de incrustar los scripts dentro del código HTML, como si de código de este tipo se tratara. Esto funcionará solo cuando la cantidad de scripts a incluir sea pequeña. También está la alternativa de cargar los scripts de forma asíncrona con respecto al resto de contenido: de forma independiente al HTML. Lo estándar es que el navegador procese el HTML que le envía el servidor y cuando llega un script, todo se detiene hasta que éste acaba de cargarse. Con la “asincronización” conseguiréis que los scripts no interfieran en la carga del HTML.

La efectividad de estas reglas vuelve a depender de vuestro diseño web en cuestión. Es una condición muy difícil de cumplir sin tener que tocar nada que comprometa la visualización o funcionamiento de la web, por lo que si podéis elegir el optimizar otros recursos os lo recomendamos mucho antes que esto.

 

Optimizar la entrega de CSS

 

Las reglas CSS, en la gran mayoría de ocasiones, se encuentran externalizadas en hojas de estilo independientes del código HTML. Es decir, forman parte de un archivo que los navegadores cargan después que el propio contenido. Cuando esto sucede es posible que esta regla salte en el test.

Para evitarlo, la solución más sencilla es incluir estas reglas de CSS en el código HTML. ¿Es siempre posible? No; si tenéis una hoja de estilos extensa y muy elaborada lo más probable es que no podáis fusionarla. En tal caso os recomendamos que tiréis de plugin. Él se encargará de seleccionar los recursos CSS de la hoja de estilos a cargar, de forma que no comprometa la correcta visualización de la web.

 

Minificar recursos

 

Cuando se programa un código lo más normal es que pongamos espacios de más para nuestra propia comodidad, saltos de párrafo, etc. Los navegadores, evidentemente, no necesitan de estos espacios para cargar una web y el hecho de que estén ahí genera bytes extra para descargar.

Si minificáis los códigos HTML, CSS y JavaScript ahorraréis algo de espacio y evitarás la aparición de esta regla en el Speed Insights. Para ello podéis tirar de plugin. Normalmente no pesan mucho y son muy sencillos de configurar.

 

Evitar los redireccionamientos a páginas de destino

 

Esta regla es pura lógica. Si tenemos aplicadas más redirecciones HTTP de las necesarias estaremos consumiendo más recursos de Google y, por ende, éste se gastará más tiempo y dinero cada vez que venga a nuestra web. Por ello, Google recomienda que todas las webs sean responsive, para evitar 302s de midominio.com a m.midominio.com, por ejemplo.

Lo idóneo es seguir las reglas de Google y responsivizar nuestra web -lo que indexe de cada dominio a partir de ahora va a ser lo que lea en su versión móvil y no desktop; más motivo para pensar en la importancia de este factor- y cuando sea estrictamente necesario para evitar problemas de contenido duplicado, aplicar las redirecciones adecuadas.

 

Reglas de usabilidad

 

Como hemos dicho, no vamos a entrar al detalle. Nos movemos progresivamente a una “movilización” de todas las páginas y de momento, con superar estas sencillas reglas de a continuación será suficiente. Los themes actuales están casi todos configurados para hacerlo; básicamente lo que busca esta parte del Speed Insights es asegurarse de que vuestras webs cumplen con los estándares responsive de Google.

 

Evitar los plugins si no son necesarios

 

Parece mentira, pero es totalmente cierto. A Google no le gusta que utilicemos plugins, puesto que muchos de ellos hacen uso de Java o Flash y provocan brechas de seguridad, matiz que el buscador se empeña en potenciar -no hay más que ver cómo anima a que todo el mundo nos compremos certificados SSL para ofrecer navegación segura con el protocolo HTTPS.

Evidentemente, una web basada en un theme necesitará del uso de plugins para existir/subsistir en Google. No hay manera de modificar muchos parámetros importantes sin hacer uso de los mismos –title, meta description, anti spam, etc.- y si no nos pasamos de la raya añadiendo plugins innecesarios no tendremos ningún problema para pasar esta regla de usabilidad.

 

Configurar ventana gráfica y adaptar su contenido

 

Imaginad que estáis navegando con el móvil por una web no responsive o mobile: cuadros de texto demasiado pequeños, necesidad de hacer zoom y desplazarse hacia los lados para poder leer… Si contamos con un diseño mínimamente responsive, esta regla no la veremos en ningún caso.

 

Aplicar el tamaño adecuado a los botones táctiles

 

Google no tiene dedos, pero sabe cómo son los nuestros y si los botones de tu web son especialmente pequeños ésta no pasará esta regla de usabilidad. ¿Solución? Modifica las reglas CSS para dejar los tamaños adecuados… O que Google considere adecuados.

 

Utilizar tamaños de fuente que se puedan leer

 

Siguiendo la misma línea que los botones damos con el tamaño de la fuente. Google no tiene ojos pero mira por nosotros y si no lo consigue porque hay fuentes demasiado pequeñas, esta regla salta. Recomienda que la base sea de 16 px, así que si dais con este problema solo tendréis que ir a la hoja de estilos y aplicar los valores adecuados.

 

CONCLUSIÓN

 

El Speed Insights busca que estemos todos “responsivizados”. La velocidad de carga es muy importante, especialmente para los dispositivos móviles; si haciendo la prueba os sale que tenéis alguna de estas mejoras por hacer, esperamos que leyéndonos sepáis qué camino escoger para resolverlas. Si necesitáis ayuda con vuestro WPO, aquí estamos para servirte.

2 + 9 =

AGENCIA SEO

 

Si quieres hablar con nosotros sólo tienes que usar este formulario de contacto, atenderemos cualquier pregunta que quieras hacernos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies