¿Hablamos?

 

Contacto

Marketing de moda, 3 tendencias que quizá no conocías

 

Cuando hablamos de marketing de moda -y prácticamente de cualquier industria- muchas veces es prácticamente imposible no caer en tópicos. Indudablemente, cuando trabajamos en este sector es extremadamente necesario contar con una buena presencia en redes sociales, crear una identidad de marca o saber cómo generar un engagement adecuado con nuestros clientes… Pero todo esto ya lo sabías, ¿verdad?

Si tienes alguna duda sobre qué caracteriza a este mundo, te recomendamos echar un vistazo nuestro artículo de SEO para tiendas de moda. Si quieres ir un poco más allá, en este post voy a hablarte sobre tres puntos que sin duda están influenciando -y lo seguirán haciendo aún más en el futuro- al sector: la glocalización, la “moda” de la sostenibilidad y la forma en la que los usuarios se relacionan con los influencers.

 

Glocalización: mundo global, moda global

 

La glocalización significa entender que todos los consumidores tenemos unas características y cultura compartida pero, a la vez, contamos con nuestra propia identidad.

En marketing esto se traduce en el lema de “Piensa global, actúa local” que aplican las grandes multinacionales cuando entran en mercados concretos. Por ejemplo, tenemos el caso de McDonald’s que complementa su oferta habitual de hamburguesas, patatas, etc con productos típicos del país. ¿Sabías que en España tienen gazpacho y tortilla?

El término “glocal” no es un concepto para nada nuevo pero cómo está configurando el mercado de la moda sí. Si tomamos como base este post de Think with Google para el que se han analizado más de 6000 millones de búsquedas relacionadas con moda en Estados Unidos, Francia, la India y Reino Unido vemos cómo en todos los países han aumentado las búsquedas sobre prendas originarias de otros.

thinkwithgoogle

Por ejemplo, los usuarios de Estados Unidos, Reino Unido o Francia buscan kimonos; una prenda típica de Japón. Mientras, los de la India buscan moda para Navidad a pesar de no ser de una zona tradicionalmente cristiana.

Esto se debe -entre otras cosas- a que, por ejemplo, el 60% del contenido que generan los Youtubers estadounidenses es consumido fuera del país.

Lo bonito de la glocalización en moda es ver cómo todos los usuarios compartimos una cultura pero a la vez también hacemos partícipes al resto de nuestra propia identidad cultural. Como consumidora española puedo inspirarme en el estilo de las bloggers parisinas o echar un vistazo a cómo se han vestido los asistentes del festival de Coachella para comprar mis primeras prendas veraniegas.

#coachella

Para el mundo de la moda, la glocalización supone una gran oportunidad. No solo permite internacionalizar las marcas sino que, también, puede servir como otra fuente de inspiración para desarrollar nuevas colecciones.

 

Veganismo y sostenibilidad, una gallina de oro comprometida

 

A principios de año leí un artículo con el siguiente titular: “El veganismo puede ser una moda alimentaria más duradera que otras”. Quizá, es lo que tiene basar tu alimentación en principios éticos y no en una promesa de vientre plano… Juicios de valor a parte, es cierto que el veganismo es tendencia y que, sin lugar a dudas, está influyendo de forma muy significativa nuestras industrias de consumo.

Según datos de Lantern, en 2020 se prevé que el mercado mundial de productos veganos y vegetarianos alcanzará un valor de unos 4.200 millones de euros. En nuestro país, el 7,8% de la población es veggie. Y, según esta misma estadística, 1 de cada 10 mujeres en España no consume productos de origen animal.

Lantern

Esto hace que las industrias de consumo se transformen y no hablo solo de la alimentaria. De hecho, la moda es una de las más afectadas. No es solo que este tipo de consumidores rechacen prendas fabricadas con materiales de origen animal sino que están “contagiando” a personas que, aunque consumen carne, han empezado a rechazar el uso de pieles o la sobreexplotación de recursos naturales para fabricar ropa.

Este mercado tiene un gran potencial de crecimiento y gasto que las firmas y marcas de moda quieren aprovechar. En un contexto actual en el que las estrategias de marketing de moda giran alrededor del consumidor, apostar por un enfoque vegano y sostenible no solo significa aumentar los ingresos sino que mejora la imagen de marca.

Este año se ha celebrado la primera Semana de la Moda Vegana en Los Ángeles y cada vez más firmas de alta costura están rechazando el uso de pieles como Hugo Boss, Armani, Calvin Klein, Tommy Hilfiger o Gucci que forman parte de Fur Free Alliance (Alianza libre de pieles).

También podemos encontrar cada vez más marcas que son exclusivamente veganas y que, incluso, crean sus prendas con materiales reciclados. Dentro de la alta costura tenemos por ejemplo a Raeburn. Para el público general puedo recomendaros a Flamingo’s Life o Lefrik que, por cierto, son españolas.

 

Influencers, auge y caída “patrocinada” por Instagram

 

“Mamá, de mayor quiero ser influencer”, la profesión de moda que nació con plataformas como blogger, creció con Youtube y se hizo de oro con Instagram podría tener los días contados. Hace unos años -pocos- contar con una tropa de influencers de moda parecía la mejor forma de dar a conocer nuestra marca. Además de ser un negocio muy rentable en el que se intercambiaba un producto de la marca por la promoción en redes sociales.

Más tarde, dejó de ser tan rentable porque la promoción ya no consistía solo en un producto, sino que era necesario acompañarlo de una suma de dinero considerable. Sin embargo, los resultados y la exposición eran increíbles. Y es que el valor del influencer no era otro que su capacidad para influenciar a miles de consumidores.

Sin embargo, la credibilidad de los influencers está cayendo en picado. Solo hace falta echar un vistazo a todo tipo de estudios recientes para darse cuenta de que los usuarios cada vez confían menos en los productos y experiencias que les ofrecen estos profesionales.

La teoría en la que se basa el uso de influencers es muy sencilla: “los consumidores se fían más de lo que les cuenta un tercero que de lo que les dice la propia marca”. Claro pero, ¿cómo van a confiar en lo que les dice alguien a quién le están pagando?

Ahora, saber si alguien está recibiendo una compensación económica por dar a conocer un producto es tan simple como echar un vistazo a la etiqueta de “patrocinado”. Y, si bien es cierto que los influencers siguen siendo una forma de ganar visibilidad, ya no tienen el mismo impacto en el consumidor que en sus inicios. Por eso, sin duda este sector va a tener que renovarse o morir si no quiere agotarse en cuestión de años.

 

Otros aspectos importantes para el marketing de moda en 2020

 

Además de las tendencias clave que hemos visto en profundidad en 2020 hay otros muchos aspectos que están influyendo en cómo trabajamos el marketing de moda y a las que también es importante prestar atención:

  1. Visual search: Aunque no sea algo propiamente nuevo, en las fechas más recientes estamos viendo cómo el visual search se perfecciona cada vez más. Ya sea dentro de las propias app de grandes marcas que te permiten encontrar una prenda con tan solo sacarle una foto como a través del propio Google Imágenes. Sin lugar a dudas las fotos seguirán ganado importancia en 2020.
  2. Cambios en las SERPs de Google: Una de las últimas novedades introducidas por Google en lo que respecta a la búsquedas de conceptos relacionados con ropa es cómo se presentan los resultados. Por un lado tenemos los resultados web habituales e imágenes pero por el otro contamos con un panel de resultados más que incluye filtros para poder afinar la búsqueda y que nos muestra fotos de productos en los que podemos hacer clic para acceder directamente a su web. Es especialmente relevante tener en cuenta este punto porque los resultados mostrados en este buscador difieren a los que aparecen con el formato tradicional.
  3. Aumento (aún más) de la compra online: El consumo de moda, como el de cualquier otro tipo de sector, ha sido afectado sin duda por el COVID19. La imposibilidad de acudir a tiendas físicas durante varios meses de confinamiento ha transformado los hábitos de consumo de los usuarios que no solo se han acostumbrado a consumir más online sino que han cambiado su forma de hacerlo. Por eso es extremadamente importante que renovemos las estrategias de marketing que estábamos empleando con anterioridad.
  4. Crecimiento del mercado de segunda mano: Otro resultado directo tanto de la situación generada por el COVID 19 como el aumento de la concienciación y sostenibilidad ha sido el aumento en el consumo de bienes de segunda mano.

 

Indexando Marketing

 

Si tienes una tienda de moda o eres diseñador y necesitas mejorar tu posicionamiento, tenemos la solución. Podemos ayudarte con todos los aspectos relacionados con el marketing de moda, optimizando tu web o ayudándote a planificarla desde cero. Contamos con redactores especializados en este sector que pueden ayudarte con las descripciones de tus productos y los textos de tu web, además de ofrecerte una estrategia de contenidos especializada. Descubre cómo podemos echarte una mano.

7 + 3 =

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies