¿Hablamos?

Tienes dudas entre que tipo de asesoramiento es el mejor, quizás la no existe una sola respuesta.

Contacto

Asesoramiento físico contra asesoramiento online

 

El mundo ha cambiado a pasos agigantados desde que las nuevas tecnologías se incorporaron a él. De ahí que hayan surgido nuevos modelos de negocio en la asesoría que sustituyen a los tradicionales. Lo que provoca que surjan las diferencias respecto al asesoramiento físico contra asesoramiento online.

Lo primero que hay que tener claro es qué es cada una. La asesoría tradicional es la que corresponde al asesoramiento físico, es decir, el de toda la vida. Aquel que tiene un despacho u oficinas donde los clientes acuden, entregan su documentación, conversan con la persona encargada de sus temas, recogen documentos, llaman cuando tienen una duda, etc.

En cambio, desde que existen las presentaciones telemáticas, internet, y las plataformas tecnológicas, se hace menos imprescindible e incluso innecesario el intercambio de documentos físicos entre la asesoría y el cliente. De este modo surgen las asesorías online. Estas no están en una oficina física que los clientes puedan visitar, probablemente ni siquiera estén en la misma ciudad que este. Y todas las gestiones son realizadas mediante internet, a través de correo electrónico, con herramientas informáticas en las que asesor y cliente vuelcan la información y, en caso necesario, de forma telefónica.

De tal modo que aunque ambas lleven los mismos asuntos, en el fondo y en la forma las diferencias son realmente notables.

Asesoramiento físico

 

El asesoramiento físico es el más común y está presente en casi todas las ciudades y pueblos. Se trata de un local en el que un profesional o diversos profesionales y empleados prestan sus servicios. Pueden ser fiscales, contables, laborales y/o jurídicos.

En estos casos, el funcionamiento consiste en que el cliente acude a la sede física de la asesoría a entregar sus documentos, ya sean facturas, documentación relativa a trabajadores o a casos jurídicos, etc. Y una vez que el asesor realiza las gestiones pertinentes, el cliente va a recoger la documentación relativa a estas. Pueden ser impuestos, seguros sociales, altas, bajas, resoluciones, sentencias, etc. Aunque pueden ser adelantadas por correo electrónico, los documentos originales los tiene la asesoría en su poder.

Además, en todo momento el cliente mantiene el contacto con su asesor y la persona que le lleva sus temas al verse de vez en cuando.

Asesoramiento online

 

Frente al asesoramiento físico, en el asesoramiento online no existe un local al que acuden los clientes, aunque si existe para los trabajadores de la asesoría. Se realizan prácticamente todas las gestiones de la asesoría física y abarcan las mismas áreas. Pero la gran diferencia es que todo se tramita de manera electrónica.

Esto es debido a que son las mismas administraciones las que ya no permiten realizar la mayoría de trámites de manera presencial, ni presentar las declaraciones en formato papel. Al contrario únicamente es válido hacerlo de manera telemática. De ahí que una asesoría online lo pueda llevar todo. El cliente le envía la documentación escaneada mediante correo electrónico y accede a través de plataformas o programas informáticos a todas sus declaraciones y documentación, lo cual se puede hacer durante las 24 horas del día los 365 días del año.

Para contactar con sus asesores no necesita acudir presencialmente, lo puede hacer mediante correo electrónico, chats o llamadas telefónicas.

Ventajas y desventajas

 

Tanto el asesoramiento como el asesoramiento online conllevan una serie de ventajas y desventajas que son las siguientes:

  • La asesoría online cuenta con un servicio ininterrumpido todos los días a todas horas, por lo que el cliente puede acceder a su documentación o enviar documentos en cualquier momento, sin estar sujeto a los rígidos horarios de la asesoría física.
  • El cliente ahorra tiempo y dinero en desplazamientos, puesto que la asesoría online pone a su disposición herramientas informáticas que le prestan servicio, y no tiene que acudir de manera presencial a la sede física.
  • La asesoría online, al tener volcados la totalidad de los datos del cliente o su empresa, los tiene siempre disponibles para este, lo que le permite una toma de decisiones más rápida, en cualquier momento y en cualquier lugar, sin depender de que se los tengan que mandar desde la asesoría física.
  • La asesoría online guarda toda la documentación del cliente en la nube, por lo que, además de estar siempre disponible, no corre el riesgo de perderse.
  • Al ser online, sus tarifas suelen ser más económicas, puesto que la infraestructura es menor al hacerse todo por internet.
  • En cambio, la asesoría física presta un trato más personalizado, ya que siempre son los mismos empleados y asesor con los que se trata, llegando a tener una cierta relación con ellos, e incluso realizando cierta planificación que quizás sea más fría en la asesoría online.

Ya depende de cada uno qué modalidad prefiere, e incluso una asesoría física puede trabajar también de forma online.

4 + 6 =

INDEXANDO MARKETING

 

Nosotros apostamos por un asesoramiento personalizado, en algunos casos trabajamos de forma presencial aunque preferimos el asesoramiento online

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies